Las cantatas de Bach para la audición para el puesto de Cantor en la Iglesia de Santo Tomás en Leipzig

Posted on 09/02/2013

0


I. Quinquagesima, el último domingo antes de la Cuaresma

Quinquagesima es el nombre con el que, en tiempos de Bach, se conocía en toda la Cristiandad al domingo previo al Miércoles de Ceniza. El otro nombre de este domingo solía ser Estomihi, por la primera palabra del evangelio del día. El Concilio Vaticano II decretó el final del uso de estos nombres latinos en el mundo católico y también han tendido a caer en desuso en la Iglesia Anglicana. Sin embargo, en vida de Bach, todos los cristianos habrían celebrado este domingo considerando que faltaban cincuenta días para la Pascua. En Leipzig, además, donde no se interpretaba música en los servicios durante la Cuaresma, era el último día en que los fieles podrían escuchar una cantata hasta la llegada de la Pasión el Jueves Santo.

Las lecturas de este día icluyen el capítulo 13 de la Primera Carta de San Pablo a los Corintios, el famosísimo elogio del Amor. El evangelio del día, extraído del capítulo 18 de Lucas, cuenta la curación de un ciego y el momento en que Jesús anticipa su muerte a sus discípulos.

II. La audición

A lo largo de su vida, Bach compuso cuatro cantatas para esta festividad, todas ellas estrenadas en Leipzig. Eso sí, dos de ellas tuvieron una importancia decisiva para la vida de Bach, ya que el domingo de Quinquagesima de 1723, un 7 de febrero, se celebró la audición para la plaza de Cantor en la Thomaskirche de Leipzig que Bach obtendría y habría de ocupar hasta su muerte. Desde Cöthen, el compositor se dirigió a la ciudad sajona, donde, durante el servicio, antes y después del sermón, estrenó dos cantatas: Jesus nahm zu sich die Zwölfe, BWV 22, y Du wahrer Gott und Davids Sohn, BWV 23. Es difícil pensar que con semejantes obras cupiera alguna duda de en quién iba a recaer el puesto. En efecto, crónicas de la época recogen la admiración que las obras despertaron entre los habitantes de la ciudad. Un relato detallado de esta audición, con Bach y Graupner como principales candidatos interpretando dos cantatas cada uno, podéis encontrarlo en un capítulo del formidable libro de Christian Wolff, Bach. Essays on His Life and Music.

III. La cantata Jesus nahm zu sich die Zwölfe (Jesús tomó consigo a los doce), BWV 22

La primera de las cantatas escritas para la audición trata las primeras líneas de la lectura del evangelio de ese día: Jesús anuncia a sus discípulos que se dirigen a Jerusalén, donde se cumplirán las escrituras y será asesinado. El primer movimiento es un prodigio donde se mezclan arioso y coro. Primero, tras un breve ritornello instrumental con oboe solista, cuerdas y bajo continuo, el tenor y el bajo cantan las primeras frases de la lectura. A continuación, una fuga coral recita las palabras que habrán de la incapacidad de los discípulos para entender las palabras de Jesús.

El aria para alto que sigue constituye una oración en la que el alma pide a Jesús que le permita acompañarle en ese camino y en su pasión. Un oboe acompaña todo el tiempo la parte vocal subrayando de forma expresiva el texto. El recitativo que sigue reflexiona sobre la incapacidad de los discípulos para entender las palabras de Jesús y pide a Dios que evite que el apego al mundo y la carne impidan a los cristianos cometer el mismo error. El acompañamiento de las cuerdas va haciéndose más vivo a medida que avanza el recitativo y lo acercan a un arioso. El siguiente aria tiene ritmos de danza que remiten al Bach de Cöthen. Aquí el libretto nos invita a renuciar al mundo. La cantata termina con un arreglo glorioso de la quinta estrofa de la coral Herr Christ, der einig Gotts Sohn, escrita por Elisabeth Creuziger en 1524.


La impresionante interpretación de la cantata de Philippe Herreweghe y el Collegium Vocale Gent, con Matthew White, Jan Kobow y Peter Kooy como solistas. Sigue aquí el texto.

IV. La cantata Du wahrer Gott und Davids Sohn (Tú verdadero Dios e Hijo de David), BWV 23

Si la cantata 22 es una obra maestra digna de estar en cualquier antología de Bach, la 23 es aún más impresionante. En ella, el libettista desconocido se centra en el otro episodio del evangelio del día: la curación de un ciego que reconoce en Jesús al Mesías.

El movimiento que abre la cantata es una de las piezas más bellas que Bach escribió nunca: un tristísimo dueto para alto y soprano que, con el añadido de dos oboes, se convierte en un quinteto. El texto, verdaderamente conmovedor, parafrasea la petición de ayuda del ciego del evangelio: Tú, verdadero Dios e hijo de David, que desde toda la eternidad has visto el dolor de mi corazón y el sufrimiento de mi cuerpo, ¡ten piedad de mí! Y con tu milagrosa mano, que ha apartado tantos males, concédeme socorro y consuelo. Todo el dolor y la indefensión de la condición humana condensado en el lamento de un miserable apartado al borde del camino. La primera vez que escuché esta pieza tuve que parar lo que estaba haciendo con el rostro bañado en lágrimas y, todavía hoy, no consigo escucharla sin sentir la misma congoja de entonces.

A este primer movimiento le sigue un recitativo en el que dos oboes y el primer violín interpretan en notas larguísimas sostenidas la melodía del himno Christe, du Lamm Gottes, mientras el tenor reitera la petición de ayuda.

La cantata original que Bach llevó a Leipzig se cerraba con un coro con ritmos de danza en forma de rondó construido a partir de duetos homófonos del bajo y el tenor. La pieza remite a los coros con los que solían concluir las cantatas profanas del periodo de Cöthen.

Sin embargo, Bach debió de pensar que, brillante como era, una pieza para una audición no podía durar tan poco y decidió -crren los expertos que ya en Leipzig, mientras ensayaba la pieza- añadirle una coral a partir de la traducción alemana del Agnus Dei. A pesar de la extrañeza del añadido, la pieza constituye un bonus track de cinco minutos de intensidad y belleza deslumbrantes.


De nuevo la versión de Herreweghe. A los solistas anteriores se le añade Dorothee Mields. Sigue aquí el texto.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Escucha