Una nota sobre versiones y grabaciones de BWV 82, Ich habe genug

Posted on 06/02/2013

0


Ich habe genug ha sido desde siempre la más interpretada de las cantatas de Bach. Ya fue así en vida de su autor, que la dirigió en al menos cinco ocasiones con diversos cambios. Y ha seguido siéndolo hasta nuestros días. La web Bach Cantatas registra más de un centenar de grabaciones de la obra y casi una treintena más de grabaciones parciales.

Cuando Johann Sebastian Bach estrenó la cantata en 1727 lo hizo con un bajo interpretando la parte vocal y un oboe como instrumento solista. A lo largo de su vida, sin embargo, fue introduciendo pequeñas variaciones en los posteriores reestrenos. Aunque es muy probable que para las dos últimas interpretaciones, entre 1746 y 1748, Bach repitiera su versión inicial, en 1731 Ich habe genug fue traspuesta de do menor a mi menor y una soprano y una flauta travesera ocuparon el lugar de bajo y oboe. Es probable que la interpretación de 1735 Bach mantuviera la tonalidad original y el oboe, pero que utilizara una voz de mezzo-soprano.

Tres distintas versiones, por tanto, de las que encontramos excelentes grabaciones entre el centenar existente. Si comenzamos con la versión más frecuente, el arreglo original en do menor para bajo y oboe, es necesario detenerse en el más relevante de los barítonos del siglo XX, Dietrich Fischer-Dieskau, que grabó la cantata en tres ocasiones a lo largo de su vida: en 1951, bajo la dirección de Karl Ristenpart; en 1968, con Karl Richter como director, y ya en 1983, para la integral de Helmut Rilling. Independientemente de la afinidad que uno tenga con las grabaciones pre-HIP, escuchar la hondísima versión de Fischer-Dieskau y Richter es un placer. Aquí la resignación serena se convierte en el concepto clave.


Dietrich Fischer-Dieskau bajo la dirección de Karl Richter interpreta Ich habe genug. El oboe solista es Manfred Clement.

Si nos centramos en la época de las grabaciones históricamente informadas, los dos bajos principales que se repiten en buena parte de las versiones son Peter Kooy y Klaus Mertens. Ambos son excelentes, aunque yo prefiero ligeramente a Kooy, que también ha grabado la obra en tres ocasiones: en 1978, aún jovencísimo,con el conjunto de la catedral de Utrecht; en 1991, bajo la dirección de Philippe Herreweghe, y en 2006, bajo la dirección de Massaki Suzuki. Mertens es el intérprete de la grabación para la integral de Ton Koopman (2001) y de la primera grabación de La Petite Bande bajo la dirección de Sigiswald Kuijken para Accent en 1993. Marcel Ponseele, sin duda el mejor intérprete del oboe barroco, participa en las versiones de Herreweghe y Kuijken. A pesar de lo que he dicho sobre Kooy, tal vez ésta primera grabación de Kuijken sea mi favorita. La nueva versión de Kuijken, aunque carece de intérpretes tan notables, también me parece excelente, sobre todo por la calidad de la grabación y la nitidez del fraseo.


La grabación de Philippe Herreweghe y el Collegium Vocale Gent con Peter Kooy y Marcel Ponseele

Sólo conozco dos versiones para soprano: la de Emma Kirby y la Orquesta Barroca de Friburgo y la de Carolyn Sampson en la integral de Suzuki (que incluye la cantata en su versión para bajo y en el arreglo para soprano). Aunque ambas son excelentes, la voz de Emma Kirby no es una de mis pasiones y me encuentro volviendo con mayor comodidad a la versión de Suzuki. De todos modos, éste no es mi arreglo favorito de la cantata.


El primer movimiento de la cantanta con Carolyn Sampson y el Bach Collegium Japan bajo la dirección de Massaki Suzuki

Las interpretaciones de la cantata para mezzo-soprano o contralto han dado excelentes resultados, comenzando por la grabación de la maravillosa Janet Baker en 1966 con la Orquesta del Festival de Bach bajo la dirección de Yehudi Menuhin y culminando en la de Lorraine Hunt Lieberson bajo la dirección de Craig Smith.


La voz honda de Lorraine Hunt Lieberson

El auge de los contratenores nos ha dejado una serie de excelentes versiones de este último arreglo con voz masculina. Yo prefiero la reciente grabación de Andreas Scholl.

Ich habe genug me ha acompañado durante buena parte de mi vida y es probable que no deje de hacerlo en el futuro. La enorme variedad de versiones de gran calidad no hace sino enriquecer la percepción de la obra.

Anuncios