Una introducción a BWV 62, Nun komm der heiden Heiland, y BWV 36, Schwingt freudig euch empor

Posted on 03/12/2012

0


Aparte de la BWV 61, sin duda la más representada de las cantatas bachianas para Adviento, Bach compuso otras dos obras para que fueran interpretadas el primer domingo de este tiempo litúrgico. La BWV 62 comparte título con la 61, Nun komm der heiden Heiland, pero mientras que ésta utiliza sólo unos pocos versos de la conocida coral, aquélla sigue fielmente su texto.

I. Un introducción a BWV 62, Nun komm der heiden Heiland

[En este enlace podéis escuchar la versión de Philippe Herreweghe y en éste encontraréis la traducción del texto al castellano]

En 1524 Bach inició el año litúrgico con esta cantata coral que sigue el texto de la traducción alemana de Lutero del Veni, redemptor gentium ambrosiano. Cada uno de los movimientos de la cantata toma una de las estrofas del himno y le pone música manteniéndola intacta o parafraseándola libremente.

Sin duda, el movimiento más espectacular de la cantata es el coro que la abre, un prodigio de construcción por las correspondencias entre las partes vocales e instrumentales. En la introducción instrumental, los oboes marcan un tema que sirve de ritornello y que reaparecerá como intermedio entre las partes vocales, mientras que el continuo recita por primera vez la línea melódica del himno. En la parte vocal, la soprano, doblada por un corno, canta la melodía original de la coral verso a verso, mientras que las otras voces interpretan a su alrededor líneas imitativas más o menos libres. Lo más bello del movimiento es la tensión que se crea entre la brillantez y la viveza rítmica de la densa red de texturas de la parte instrumental y la solemnidad y el tono meditativo de la parte vocal. No podemos descartar que, como sugiere Alfred Dürr, el movimiento esté inspirado y reproduzca la entrada de Jesús en Jerusalén, que es el fragmento del Evangelio leído justo antes del inicio de la cantata.

Los dos airas de la cantata son bien distintos, el primero, tierno y sensual, el segundo, intenso y casi marcial. La cantata termina con un recitativo en dueto que vuelve al tono íntimo del primer aria y que lleva a la última estrofa de la coral luterana cantada de forma sencilla y solemne.

II. Una introducción a BWV 36, Scwingt freudig euch empor

[Aquí podéis escuchar la cantata en versión de Herreweghe y aquí seguir el texto en traducción castellana]

La tercera de las cantatas que se conservan para el primer domingo de Adviento tiene una historia larga y compleja. El coro inicial y los arias ya existían en 1725 y formaban parte de una cantata profana dedicada a un maestro en su cumpleaños (la obra se conserva en el catálogo bachiano como BWV 36c). Esta misma música fue utilizada más tarde para otra cantata de cumpleaños (BWV 36a) escrita en honor de la Princesa Carlota Federica Guillermina de Anhalt-Cöthen, estrenada el 30 de noviembre de 1725, y para una tercera obra en honor de los Rivinus, una conocida familia de abogados de Leipzig (BWV 36b). Incluso tuvo una encarnación previa como cantata sacra para el primer domingo de Adviento antes de la versión que hoy en día conocemos.

En 1731 Bach decidió transformar en profundidad la estructura de la pieza, manteniendo el coro original y los arias, pero insertando entre ellos fragmentos de coral inspirados en la ya familiar Nun komm der heiden Heiland. Esta idea de sustituir los habituales recitativos por estrofas de coral es absolutamente atípica y sólo encuentra un antecedente en la cantata BWV 140, estrenada precisamente la semana anterior. Como último movimiento, Bach añadió una estrofa de la coral Wie schön leuchtet der Morgenstern de Philipp Nicolai.

El origen profano del coro inicial se hace demasiado evidente y la pieza, a pesar de su energía entusiasta, funciona sólo a medias en el nuevo contexto. La elaboración en dueto de la primera estrofa de Nun komm der heiden Heiland del segundo movimiento es sin embargo uno de los momentos más inspirados de la obra, con la melodía de la coral reconocible en el canto de soprano y alto (dobladas cada una por un oboe d’amore) y, al mismo, tiempo modificada para dotarla de mayor expresividad. La primera parte termina con un aria para tenor y una coral que tratan el tema de la llegada de Jesús como novio, en las que el cambio de letra y carácter funciona mucho mejor que en el movimiento inicial.

La segunda parte comienza con un alegre aria que traiciona de nuevo su origen secular, pero que encaja perfectamente en el espíritu de recibimiento característico del Adviento. La coral que le sigue marca un fuerte contraste con sus figuras en ostinato que dan al movimiento un aire severo. Absolutamente delicioso es el aira para soprano que sigue. Acompañada por un violín solista, la soprano recuerda que hasta los pecadores y los más miserables pueden dar gloria a Dios. Es un momento maravilloso de la cantata, con un pasaje en el que el eco entre voz y violín crea un efecto de enorme dulzura.


La soprano Nuria Rial y John Holloway interpretan el aria Auch mit gedämpften, acompañados por la orquesta de la Bachstiftung dirigida por Rudolf Lutz

La cantata termina con una coral interpretada, como es costumbre, de forma sencilla y solemne. El canto individual al Creador se convierte así en canto de toda la comunidad.

Anuncios
Posted in: Escucha